El injerto y la integración de cabello son métodos diferentes que alcanzan resultados óptimos según las necesidades de cada persona. En casos concretos de alopecia androgenética, se puede puede combinar el trasplante capilar y la prótesis capilar para lograr la imagen deseada.

¿Quieres saber en qué consiste este sistema y para qué personas resulta más idóneo? Te lo contamos a continuación.

Una solución capilar para casos de alopecia muy extendida

Los microinjertos o trasplantes capilares tienen una gran efectividad y el crecimiento definitivo del cabello es absolutamente natural. Sin embargo, hay personas que, por diferentes motivos, no pueden optar por esta solución (por ejemplo, en quienes sufren alopecia areata). En casos de alopecia androgenética también puede ocurrir que las zonas afectadas sean muy grandes, lo que complica la obtención de suficientes folículos pilosos para cubrir toda el área despoblada. También puede ocurrir que, aunque la zona sin cabello no sea especialmente grande, las expectativas de densidad no resulten satisfactorias (en pocas palabras, que la persona quiera más cantidad de cabello del que el injerto puede ofrecer).

La combinación de trasplante capilar y prótesis es ideal para las situaciones descritas de alopecia androgenética. Se trata de un proceso que dura alrededor de medio año en completarse, pero cuyo acabado estético resulta al mismo tiempo natural e imperceptible.

¿Cómo se combina el trasplante capilar y la prótesis capilar?

El proceso comienza por el trasplante capilar, que en esta ocasión se realiza en una zona delimitada: a lo largo de la línea frontal frontal de la cabeza, en un área de tan solo 2 cm de ancho.

Al tratarse de un espacio reducido, resulta más sencillo obtener los folículos necesarios que serán redistribuidos. Como en todos los microinjertos, se tomarán de la zona posterior y/o lateral, donde crecen durante toda la vida.

Los folículos pilosos se trasplantan a este área. Tras ello, se recomienda, como es habitual, una serie de precauciones: tres días de descanso o actividad baja, aplicar frío y seguir las prescripciones que determine el especialista.

La vuelta a la normalidad resulta rápida. Al tratarse de un área pequeña, el seguimiento y los cuidados resultan más sencillos. Además, debido a que el trasplante procede del propio paciente; (solo se trata de una redistribución) desaparecen las complicaciones derivadas del rechazo.

En el transcurso de la primera semana y hasta los cuatro meses, los folículos trasplantados pierden cabello. Esta caída de cabello, conocida como Hair Shock Loss, es totalmente normal. El cabello volverá a crecer aproximadamente en el sexto mes. Los resultados finales de la operación se evalúan del décimo al duodécimo mes después de la operación. Para la fabricación de la prótesis capilar, tomamos las medidas a los 30 días de la intervención. El tiempo de fabricación son unos 40 días por lo que, cuando el nuevo cabello empieza a salir, la prótesis ya está preparada y podemos hacer la primera prueba. Esperaremos a que el nuevo cabello tenga 1-2 cm de largo para realizar la adaptación de la prótesis.

Al contar con cabello natural sano en la parte delantera, la prótesis capilar muestra todas sus cualidades. La primera, su gran adaptabilidad a cada persona: en estos casos, se realizará la plantilla a partir de la zona donde se ha realizado el trasplante.

La prótesis se diseña siguiendo las áreas sin cabello o donde hay una baja densidad. Cuando se tienen los puntos exactos donde se realizará la integración, en Rueber pasamos a confeccionar la prótesis de manera artesanal en nuestro propio taller.

La base de la prótesis sigue con exactitud las características de cada persona, lo que asegura una adaptación perfecta. En nuestra caso, además, la base resulta muy similar a la propia piel, mostrándose flexible y resistente.

Con la base lista, se implantan los cabellos uno a uno con la referencia del pelo propio y la forma en la que crece. De esta manera, se garantiza una prótesis capilar con total similitud al cuero cabelludo.

El siguiente paso en esta solución capilar es la adaptación de la prótesis, que se realiza detrás del nuevo cabello. Para asegurar un aspecto homogéneo y natural, nuestros profesionales en peluquería y estética llevan a cabo el corte y el peinado más ajustado a la imagen y necesidades de cada persona.

Una de las grandes ventajas de combinar trasplante capilar y prótesis capilar es que se puede realizar prácticamente cualquier tipo de peinado, ya que el cabello trasplantado cubre el inicio del sistema capilar. Por ejemplo, se puede peinar hacia atrás y las sensaciones, en cuanto a naturalidad y volumen, resultarán óptimas.

¿Sufres alopecia androgenética y no sabes si eres un buen candidato para una trasplante capilar? ¿Quieres saber cuál es la mejor solución para ti? Ponte en contacto con nosotros y en Rueber te atenderemos con total confianza, ofreciéndote siempre los tratamientos y opciones más ajustados a tus necesidades. ¡Te esperamos!

Click to access the login or register cheese